Month: diciembre 2015

 

Foto-6-Iris-500

Fuente de imagen www.blog.static.hola.com

En la moda hoy en día decimos que se lleva de todo, que todo vale. Que ya no existen reglas a la hora de vestir e incluso la etiqueta para importantes eventos está mutando. Es muy fácil encontrarse con altos directivos en cruciales reuniones con zapatillas de deporte y pantalones remangados. Es frecuente también lo de elegantes faldas de vestir con camisetas de “tiradillas” y para remate una de esas sandalias tan de moda que parecen chanclas de guiri. Se ven cosas inverosímiles e incluso que duelen a la vista como los tan de moda, hace dos años más menos, shorts tan cortos que parecían bragas (aunque también existe la ausencia de ellas, está moda impuesta por las celebrities). Uno de los mayores sacrilegios de la moda son las mallas color carne (cuidado esta es solo mi opinión, no soy diseñadora de moda ni nada, escribo esto por apetencia). En algunas ocasiones he tenido que fijarme hasta tres veces para salir de mi susto y darme cuenta que lo que la muchacha lleva son unas mallas (que no leggins) y no ha salido a la calle en plan Brigget Jones cuando sale en bragas en la “peli”. Y bueno como todos sabemos ahora han surgido los hispter (a los que ni me molestaré en criticar).

La moda ahora va de rebelde y esta en plan me pongo lo que quiero. Mi opinión es que esa actitud es más “postureo” que una realidad. La moda es como la nobleza, hace décadas que la reinan las grandes firmas tales como, Dior, Armani, Balmain, Gucci, Dolce&Gabanna, Moschino, Balenciaga… Es regida por la irrevocable trinidad formada por Channel, Prada y Valentino. Aunque a veces ruedan cabezas como el conocido caso de John Galiano. Un genio de la moda que perdió su imperio de la noche a la mañana por las ya conocidas, horrendas declaraciones. Pero claro la moda si que tiene normas (impuestas como he mencionado siempre por los mismos, mismos a los que yo sigo y soy admiradora), normas muy rígidas, solo que cada año cambian. Si parpadeas un segundo te las pierdes, te quedas atrás y te crees “in” con unos pitillos mientras que lo último son las campanas. Algo parecido le pasó a la gran firma parisina Christian Lacroix. Eso si, su derrumbe no solo se debió al querer hacer arte de la moda y no el supeditarla al vender mucho. La crisis (interminable) y una mala gestión aunada con lo escrito en el anterior párrafo dirigieron a la firma de alta costura a la quiebra. Pediría un minuto de silencio para honrar su recuerdo pero creo que no hay mayor homenaje que mostraros su legado y además porque esto es un blog y a no ser que hayas leído el post en voz alta llevas en silencio todo el tiempo.

Gallery-Haute-couture-Chr-007

Si, se como va el mundillo de la moda, con sus luces y sombras. Como ya mencioné en el post de Rafa García Forcada, colecciono el Vogue desde los 15 años. Vamos me encanta la moda, no, digo más, me “chifla”. Pero creo que hay mucho mal entendido con ella. En mi opinión la moda no está para seguirla al pie de la letra. Hay que conocer las reglas pero no ejecutarlas ciegamente. Hay que estar informado si, pero conjugarlo con los gustos de una y el cuerpo claro. A mi me encanta jugar con ella, e incluso reírme de ella a veces, cosas que a priori son ridículas e impensables me las coloco. De ahí lo que nos concierne ahora. Cosas que antes no se llevaban, ahora si, colores incombinables ahora son un “must”, prendas viejas ahora son lo último. Pero claro hay maneras y maneras de llevarlo. Así que os mostraré una lista de ejemplos en plan así si así no a lo Cuore.

Read More…